Diàlogo espiritual con Valeriu Gafencu

viernes, mayo 16, 2014 Posted by JDavidM






Diálogo espiritual desde la prisión. Valeriu Gafencu, modelo de actitud y de pensamiento cristiano aplicado a la historia actual.



- Valeriu, ¿Cuál es el transfondo de la crisis actual?

- El ateismo.



- ¿Cómo ves el mundo de nuestros días?

-  Hay un caos interior, una descomposición que avanza hacia el nihilismo, porque las personas están obsesionadas con la nada de la materia, con la ficción de las formas, con la extenuación sensual, con el historicismo sin trascendencia, con la ceremoniosidad sin Dios, con el consumismo sin espiritualidad, con la falsedad que se esconde en el auto-endiosiamiento del hombre. Este desastre sucede en todos los frentes de la vida humana. Será necesario mucho sufrimiento para la reorientación espiritual del mundo y para cambiar su forma actual de vida.



- ¿Por qué Dios permitió que el mundo entrara en esta crisis, luego de casi 2000 años de cristianismo?

- La crisis no viene de Dios, ni de la fe, sino de la libertad de consciencia de los hombres. En los últimos siglos, la humanidad desacralizó el mundo, vació sus almas, exacerbó la sensualidad, cayó presa de orgullo del materialismo y del ateismo. Al mismo tiempo, también las fuerzas del maligno se han vuelto más incisivas y mejor organizadas que en la primera centuria cristiana. El modo en el que mueren los santos en manos de la bestia en el siglo XX, es mucho más perverso, más total, mejor estudiado, más completo que el modo en el que fueron muertos los mártires de los primeros siglos de las catacumbas. Millones de cristianos de hoy no están al nivel espiritual de aquellos de las primeras catacumbas, pero en este siglo la santidad y el martirio son más grandes que nunca, por su intensidad y diversas formas de manifestarse. Los enemigos del cristianismo, los que provocaron el martirio, quieren ahora esconder la existencia de Cristo y hacer que el mundo lo olvide, pero aún se ven impotentes. Han logrado dominar el mundo, pero con ésto han alzado también muchos santos y mártires. Han logrado cerrar la boca de las personas, pero no han conseguido cubrir la luz de los santos. Dios obra en el mundo incluso por medio de quienes no creen. Así podría descifrarse el sentido de la crisis que domina el siglo XX: una purificación necesaria para alcanzar un nivel más alto de espiritual y vida.


- ¿Cuál podría ser la manera de salir de esta crisis?

- Regresar a Cristo. Es necesaria una elite cristiana que no se aleje del pueblo, que luche con fuerza contra todas las formas de opresión y sujeción a las que éste se encuentre sometido. El pueblo no puede ser defendido sólo con oraciones y peticiones, es decir, con un formalismo seco, sino también con la lucha, con la valentía y con la firmeza.  Este mundo está bajo la soberanía de Cristo y los cristianos no tienen permitido abandonarlo. No existe una acusación más grave que cuando se dice que la Iglesia ha abandonado al pueblo, porque entonces ha abandonado a Cristo, sin importar cuántos dogmas establezca y siga respetando ella.


- ¿Por qué es necesaria la fe, en el mundo?

- Por la sabiduría con que Dios hizo al mundo. El mundo es tan imperfecto, que no hay nada pleno en él: ni los órdenes políticos y sociales, ni los económicos, ni la cultura, ni las artes y ciencias, ni las filosofías y sus creencias. Los hombres, libres y conscientes, con todo lo que dominen en el mundo, no pueden hacerse plenos sino por medio de la comunión con Dios. Si se le quita a la persona esta relación con lo divino, se vuelve entonces una bestia, una nada. La fe es, entonces, una necesidad.



 - El cristianismo ha sido desacreditado por los materialistas, diciendo que es algo retrógrado, oscuro, medieval, inquisitorial, jesuita, mistificador. ¿Qué podemos responder ante ésto?

- El materialismo que denigra actualmente al cristianismo tiene como base teórica la ciencia; bien, precisamente la misma ciencia es antimaterialista y afirma que el materialismo es tirano, limitado, mecanicista, nihilista, nefasto y desastroso. La luz del materialismo es oscuridad; los lineamientos del progresismo son contra natura, la liviandad del materialismo ha descompuesto lo normal; el humanismo del materialismo ha bestializado el mundo; las leyes del materialismo son ficticias, aunque durante un tiempo hayan atrapado el pensamiento de los hombres. La ciencia ha llegado a los límites del conocimiento material y sólo ha anclado la humanidad en su búsqueda de lo trascendente.



- ¿Cómo se puede salir de esta crisis materialista?

-Por medio de Cristo: sólo Él no es recibido en el mundo actual, nadie está dispuesto en la actualidad a modificar su modo de ver las cosas y su forma de vida, a pesar de avanzar directamente hacia el desastre. Todos estos sucesos siguen apareciendo y ni siquiera los cristianos los pueden detener. “Detengan su desenfreno, renuncien a la tiranía, ordenen su vida, pongan límites a su avidez, vuélvanse hacia la naturaleza, renuncien al orgullo, destruyan las armas atómicas; si son racionalistas, renuncien al racionalismo; si son realistas, vean ante todo su propia realidad espiritual; si buscan conocimientos, diríjanse a lo que es trascendente! Dénle a sus almas la santidad que viene de lo alto, porque sólo así alcanzarán la salvación. Arrepiéntanse. Llamen a Dios para que los ayude a poner orden en Ustedes y en su mundo, en su tierra y en su cielo! Pero que todo esto no sean sólo palabras abstractas y moralizantes. Los cristianos están llamados a estar alerta. El mundo necesita a Cristo, necesita fe y un cristianismo auténtico”.

Traducción libre del artículo aparecido en la revista Presa Ortodoxa, número 2, año 2009.

3 comentarios:

Pulpito Pulpo dijo...

¡Que grandes verdades dice este hombre! Me ha gustado mucho todo lo que dice. Si el hombre deja de mirar a Cristo, y solo se mira a sí mismo, solo puede encontrar en sí mismo lo unico que tiene (que es bien poco). Si mira a Cristo, encuentra su verdadera identidad. El mundo cree que no necesita a Dios, pero todo lo que hace el mundo, es una muestra palpable de que necesita a Dios. Cuando no idolatra a Dios, se idolatra a Sí mismo. El hombre no puede dejar de adorar, (y si no es a Dios, será a sí mismo a quien se idolatre). Hemos nacido para Adorar (a Dios). Un mundo que no Adora a Dios, adorará cualquier cosa, ya que el hombre ha sido creado para Adorar (a Cristo). El primero de todos los mandamientos lo dice: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas, con todo tu ser", y si no Amamos de esta manera a Dios, amaremos con la misma intensidad, cualquier cosa que en el mundo encontremos. Pero las cosas del mundo son limitadas, y nosotros tenemos dentro un germen de inmortalidad y de eternidad, que no puede ser satisfecho solo, por las cosas limitadas....

Paul V. Lashkevich dijo...

Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador.
( Господь Иисус Христос, Сын Божий, помилуй меня грешного. )
+++

Good Wishes in 2015

Azul y Verde dijo...

Escribes muy bien! Ojalá más gente pensara, sintiera y escribiera así ����

Publicar un comentario