De la confianza absoluta en la Providencia Divina

jueves, noviembre 17, 2016 Posted by JDavidM


 
“Una vez, caminando con el Padre Visarión a orillas del Mar Muerto”, relataba un monje, “comencé a sentir una terrible sed”.
“—Padre, tengo mucha sed”, le dije.
“—Bebe un poco del mar”, me respondió sin más.
Atónito, me detuve y me quedé por un tiempo viéndole a los ojos. ¿Cómo beber de aquella agua, tan salada y sulfúrea? 
Entonces, notando mi desconcierto, el padre se arrodilló y se puso a orar. Al terminar, hizo la Señal de la Cruz sobre el agua del mar.
“—Ahora puedes beber”, me dijo con serenidad.
Obedeciendo sus palabras, me dirigí al mar y tomé un poco de agua con mis dos manos juntas. Y, sin pensarlo más, la bebí. ¡La repulsiva agua del Mar Muerto se había transformado en una fresca y dulce como la miel! Mi primera reacción, entonces, fue la de tomar mi cantimplora y agacharme para llenarla de aquel vivificante líquido.
“—¿Pero, qué haces?”, me preguntó el anciano padre.
“—Por si me da sed otra vez...”, le respondí.
Entonces, la mirada del padre se tornó seria, severa.
“—Dios, Quien está en este lugar, hombre de poca fe, estará también más adelante en nuestro camino”.

(Traducción libre, tomada del "Everghetinos")

Antes de la Navidad

martes, diciembre 22, 2015 Posted by JDavidM





Bellísima animación (rusa) de la Navidad.

Recomendación

martes, agosto 04, 2015 Posted by JDavidM

Pueden ya visitar el sitio:


Doxología en español

Textos actualizados diariamente, en español, de los Padres de la Iglesia e información de interés para cristianos ortodoxos. A cargo de la Metropolía de Moldova y Bucovina (Rumanía)

Oración para cada hora del día, San Juan Crisóstomo. VIDEO

jueves, junio 04, 2015 Posted by JDavidM


Oración para cada hora de la noche, San Juan Crisóstomo. VIDEO

miércoles, junio 03, 2015 Posted by JDavidM






Sobre el Reino de Dios y el reino de este mundo. San Teófano el Recluso

martes, abril 14, 2015 Posted by JDavidM


Existe en este mundo el santo Reino de Cristo, la Iglesia, tutelada por el Señor y objeto de las bendiciones de Dios; ella es el objeto de los deseos de todos aquellos que saben cuál es su verdadero propósito de vida. Al contrario, en el reino del soberano de este mundo, las cosas son completamente distintas, porque allí nadie sabe quién es el que manda. Si el más fervoroso amante de este mundo supiera que su soberano es el mismísimo maligno - al que sirve como un esclavo, consiguiendo tan sólo su propia perdición - buscaría, aterrorizado, cómo escapar de aquel. Pero el maligno, astutamente, esconde su rostro para que no lo reconozcan los hijos del mundo; así, la gente le sirve, sin saberlo. Ustedes acaso habrán escuchado decir: “Tal cosa no está permitida”, “Aquello sí está permitido”, “Así hay que actuar”, “Hay que ir por aquí...”; pero si preguntan, “¿Por qué? ¿Quién ordenó hacerlo todo así?”, nadie sabe qué responer. Todos se sienten agobiados por esas reglas, incluso las condenan, pero nadie se atreve a apartarse de ellas, porque les aterroriza que haya alguien vigilándoles para llevarlos de vuelta a ese orden establecido, alguien que nadie conoce, ni nadie sabe cómo se llama. El mundo es el conjunto de las personas que sirven a un fantasma desconocido, un extraño que no es sino el astuto maligno.

¿Cuáles son las normas del Reino de Cristo? Él, verdadero Dios nuestro, dijo claramente: “Para agradarme, haz ésto y te salvarás: renuncia a tí mismo, hazte pobre de espíritu, dócil, sereno, puro de corazón, paciente, ama la justicia, séme fiel día y noche, desea el bien para tu prójimo, haciéndoselo también; cumple todos Mis mandamientos, sin importar el sacrificio que ésto implique”. ¿Han visto qué claros y concisos son esos lineamientos? Aún más, son inmutables, permanentes; así como está escrito, así ha de permanecer hasta el final de los tiempos. Y el que entra en el Reino de Dios sabe, probablemente, qué es lo que debe hacer. No se imagina que algo de lo que establece la Iglesia pueda llegar a cambiarse. Por eso, el cristiano recorre ese buen camino con esperanza, teniendo la confianza plena que alcanzará, sin duda, eso que anhela.

En el reino del soberano de este mundo, las cosas son completamente distintas. Allí no hay nada que esté claramente establecido. Y el espíritu del que ama este mundo es fácilmente reconocible: es el espíritu del egoísmo, del orgullo, del interés, del placer y de toda clase de sensualidad. Y la forma de materialización de ese espíritu - las normas y leyes del mundo - es tan débil, tan confusa, tan cambiante, que nadie puede afirmar con convicción que mañana no habrá de rechazar lo que hoy admira. Los hábitos del mundo brotan como el agua y sus normas, en lo que respecta a la forma de vestir, a forma de hablar, a las relaciones sociales, a la forma de comportarse con los demás y, en general, todos esos aspectos, son tan variables como los movimientos del espíritu: hoy son de una manera y mañana aparecerá una nueva moda que le dará vuelta a todo. El mundo, en sí, es como un enorme escenario en el que el maligno se burla de la pobre humanidad, ordenándole moverse a su gusto, cual marionetas o monos de circo, incitándole a apreciar como esencial e importante, lo que en sí es trivial, insignificante y vacío. Y todos, pequeños y grandes, caen en esa trampa, hasta esos que por ascendencia, educación o posición social podrían, en apariencia, dedicar su tiempo y esfuerzos a algo mejor que todas esas nimiedades.

Traducción libre, tomada de: "Despre gandurile despatimitoare si rostul lor pentru mantuire". Ieromonah Artemie Popa. Editura Babel. Bacau, Romania, 2012. Págs. 473 y 474.

Del oficio de la Epifanía (6 de enero)

lunes, enero 05, 2015 Posted by JDavidM



“Hoy viene a todos nosotros el momento de celebrar y la legión de todos los santos se nos une, porque hoy los ángeles festejan junto a los hombres. Hoy, la gracia del Espíritu Santo, en forma de paloma, descendió sobre las aguas. Hoy, el Sol que no se oculta amaneció, y el mundo se ilumina con la luz del Señor. Hoy, los resplandecientes rayos de la luna iluminan la tierra. Hoy, las refulgentes estrellas, con la luz de su resplandor, embellecen el mundo. Hoy, las nubes rocían sobre los hombres la celestial lluvia de justicia. Hoy, Aquel que no fue creado, acepta voluntariamente ser tocado por la mano de Su criatura. Hoy, el Profeta y Predecesor se acerca al Soberano y, con temor, permanece cerca de Él, observando cómo Dios desciende hacia nosotros. Hoy, las aguas del Jordán se hacen sanación, con la venida del Señor. Hoy, toda la creación bebe del misterioso manantial. Hoy, los pecados de los hombres se purifican en las aguas del Jordán. Hoy, el cielo se abrió a los hombres y el Sol de justicia nos alumbra. Hoy, el amarga agua de los tiempos de Moisés, se convierte en la miel del pueblo, con la venida del Señor. Hoy, nos hemos librado del llanto antiguo y cual nuevo Israel nos hemos salvado. Hoy, nos hemos salvado de la oscuridad y con la luz del conocimiento de Dios nos hemos iluminado. Hoy, la oscuridad del mundo se desvanece con la manifestación de nuestro Dios. Hoy, toda criatura es alumbrada desde el cielo, cual si se tratara de una antorcha. Hoy, el engaño se derrumba y la venida del Soberano nos abre el camino de la salvación. Hoy, festejan cielos y tierra, proclamando juntos. Hoy, la santificada y muy conocida legión de los ortodoxos se regocija. Hoy, el Soberano asiste al Bautizo, para elevar la naturaleza humana. Hoy, el Altísimo se prostrerna ante Su siervo, para librarnos de la servidumbre. Hoy, el Reino de los Cielos hemos obtenido, porque el Reino de Dios no tiene fin. Hoy, la tierra y el mar ha compartido la alegría del mundo, que se ha llenado de felicidad.
Te vieron las aguas, Oh Dios, te vieron las aguas y temieron. El Jordán regresó sus aguas, viendo el Fuego de la Divinidad encarnándose y entrando en él. El Jordán regresó sus aguas, viendo al Espíritu Santo en imagen de paloma, descendiendo y volando alrededor de él. El Jordán regresó sus aguas, viendo a Aquel que no puede ser visto, al Creador encarnado, al Soberano en imagen de siervo. El Jordán regresó sus aguas y los montes se sobrecogieron viendo a Dios encarnado; las nubes, entonces exclamaron, admirándose de Aquel que vino, la Luz de la Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, en un festejo soberano, viendo hoy en el Jordán a Aquel que hundió la muerte de la desobedencia, la picadura del engaño y las ataduras del infierno, dándole al mundo el Bautizo de la salvación. Por eso, también yo, pecador e indigno servidor Tuyo, cofensando Tus gloriosos milagros, estremecido de temor, con humildad exclamo a Tí:

¡Qué grande eres, Señor, y qué maravillosas son Tus obras; no hay palabras suficientes para glorificar Tus maravillas!"


Traducido del texto publicado en:  http://molitfelnic.ro/slujba-aghiasmei-celei-mari-la-botezul-domnului-nostru-iisus-hristos/