De la confianza absoluta en la Providencia Divina

jueves, noviembre 17, 2016 Posted by JDavidM


 
“Una vez, caminando con el Padre Visarión a orillas del Mar Muerto”, relataba un monje, “comencé a sentir una terrible sed”.
“—Padre, tengo mucha sed”, le dije.
“—Bebe un poco del mar”, me respondió sin más.
Atónito, me detuve y me quedé por un tiempo viéndole a los ojos. ¿Cómo beber de aquella agua, tan salada y sulfúrea? 
Entonces, notando mi desconcierto, el padre se arrodilló y se puso a orar. Al terminar, hizo la Señal de la Cruz sobre el agua del mar.
“—Ahora puedes beber”, me dijo con serenidad.
Obedeciendo sus palabras, me dirigí al mar y tomé un poco de agua con mis dos manos juntas. Y, sin pensarlo más, la bebí. ¡La repulsiva agua del Mar Muerto se había transformado en una fresca y dulce como la miel! Mi primera reacción, entonces, fue la de tomar mi cantimplora y agacharme para llenarla de aquel vivificante líquido.
“—¿Pero, qué haces?”, me preguntó el anciano padre.
“—Por si me da sed otra vez...”, le respondí.
Entonces, la mirada del padre se tornó seria, severa.
“—Dios, Quien está en este lugar, hombre de poca fe, estará también más adelante en nuestro camino”.

(Traducción libre, tomada del "Everghetinos")

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada