De la Filocalia: el amor al prójimo. Extractos.

lunes, agosto 27, 2012 Posted by JDavidM


"A aquellos que han sido juzgados dignos de llegar a ser hijos de Dios y de nacer de lo alto por el Espíritu Santo, les ocurre que lloran y se afligen por el género humano, y rezan por el Adán total derramando lágrimas, pues arden en amor espiritual por la humanidad. También a veces su espíritu se inflama con tal alegría y tal amor que, si fuera posible, acogerían a todos los hombres en su corazón, sin distinguir a los malos de los buenos. Y a veces, en la humildad de su espíritu, se rebajan de tal manera ante los hombres que se consideran los últimos y menores de todos". San Macario el Grande

"No tener compasión por los pecados del otro, sino pronunciar un juicio severo sobre ellos, es un signo evidente de que el alma no se ha purificado todavía de las malas pasiones". San Juan Casiano

"Se debe rezar, a imitación de la existencia angélica, no sólo por la purificación propia, sino también por la purificación de todos los hombres". "Dichoso el monje que considera a todo hombre como Dios junto a Dios. Dichoso el monje que estima la salvación de los otros y los progresos de todos como los suyos propios. El monje es aquel que, separándose de todos, se une a todos. Es aquel que sabe que está con todos y aprecia a cada uno como a sí mismo". "No prefieras nada al amor al prójimo, salvo en el caso de que te lleve a desdeñar el amor a Dios". San Nilo el Sinaíta

"El sentido de la petición ‘Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo’, es que nos unamos los unos a los otros sin envidia, con sencillez, amor, paz y alegría; es que consideremos el éxito de nuestro prójimo como victoria nuestra, sus debilidades, faltas y penas como heridas propias. Pues se ha dicho: ‘No busquéis vuestro propio interés, sino el interés mutuo’ (Flp 2, 4). Así, por la compasión recíproca y sobre todo por la que sienten los que gozan de salud hacia los enfermos, es como seremos capaces de cumplir los mandamientos de Cristo". San Efrén el Sirio
"El signo de un espíritu humilde es satisfacer a manos llenas las necesidades del hermano, como si fueras tú mismo quien recibiera ayuda". San Efrén el Sirio
"Preocupémonos por adquirir los bienes eternos que nos han sido prometidos. Preocupémonos antes de que llegue la noche y se cierre el mercado. Busquemos entre los pobres y los indigentes amigos para la vida de arriba...". San Efrén el Sirio
«Este es el signo de la perfección, como probaron Moisés, Pablo - lleno de fervor - y los otros apóstoles: si diez veces al día sois entregados al fuego por amor al prójimo, no os deis por satisfechos: Dios entregó a su Hijo a la muerte en cruz por amor de la criatura. Y si hubiera tenido algo aún más precioso, nos lo hubiera dado también para salvar al género humano. Todos los santos imitan esto y, para llegar a la perfección, buscan hacerse semejantes a Dios por el amor total al prójimo". San Isaac el Sirio
"Nadie tiene derecho a decir que progresa espiritualmente en el amor al prójimo si descuida la dimensión que, en la medida de sus fuerzas y según las urgencias del tiempo y del lugar, debe realizarse corporalmente. Pues sólo este esfuerzo corporal aporta la certeza de que en un hombre existe el amor perfecto. Cuando, según nuestras posibilidades, somos fieles y verdaderos en este plano, es cuando nuestra alma recibe la fuerza para acceder – con pensamientos sencillos e incomparables – a las contemplaciones más altas y divinas". San Isaac el Sirio
"El hombre verdaderamente misericordioso no sólo da la ayuda a que está obligado, sino que soporta con alegría la injusticia que los otros le infligen y les perdona. Es verdaderamente misericordioso aquel que sacrifica su alma por su hermano y no aquel que, por medio de la limosna, es caritativo con él". San Isaac el Sirio
"Déjate perseguir, pero tú no persigas. Déjate crucificar, pero tú no crucifiques. Déjate ofender, pero tú no ofendas. Déjate calumniar, pero tú no calumnies… Alégrate con los que se alegran y llora con los que lloran: este es el signo de la pureza. Ten pena con los que sufren. Derrama lágrimas con los pecadores. Goza con los que se arrepienten. Sé amigo de todos, pero en tu interior permanece solo". San  Isaac el Sirio

Extraído de "El Sacramento del Hermano". Santa Maria Skobtsova. Editorial Sígueme, 2004 
Foto: Cristina Nichitus-Roncea y simplyorthodox.tumblr.com

1 comentarios:

Pulpito Pulpo dijo...

"Es verdad Maestro, que el amor a Dios y al projimo, vale mas que todos los olocaustos del mundo".

Publicar un comentario