Sobre la amistad. San Nectario de Egina.

jueves, febrero 14, 2013 Posted by JDavidM




La amistad es el amor que un alma sincera tiene hacia otra alma sincera La amistad es santa, pura, inocente, fiel, permanente, franca, temeraria, verdadera, eterna. La amistad es una virtud, porque vive en el “ethos” y en la buena educación del alma sana; porque no le atrae nada más que la virtud y ama la virtud, abrazándola y permaneciendo con ella para siempre. La amistad, como virtud, se deja atraer de quienes le son semejantes y descansa en las virtudes que le acompañan. La amistad es el vínculo entre almas semejantes. Es parte del alma justa, que se une en un amor muy fuerte de quienes le son queridos, uniendo en una misma realidad, las almas que por su naturaleza tendían a estar separadas. La amistad tiene una presencia constante, que no hace concesiones. La amistad es un cierto modo de placer moral que endulza el alma. La amistad lo sufre todo, por la compasión y la solidaridad. 

Aristóteles alguna vez dijo: 

“La amistad es un alma que habita en dos cuerpos”.

La amistad es más fuerte que el amor que nace de la consanguinidad. Porque el amor hacia la familia es fruto de la necesidad, mientras que la amistad es una libre elección. La amistad impone la devoción a lo que los amigos consideran santo y puro en la forma de vivir, integridad en lo que se refiere a los principios morales, fidelidad en el carácter, perseverancia en las decisiones, sinceridad en las palabras, valor para defender lo correcto y útil, y para decir la verdad. La amistad es lo que sostiene en el mundo el bienestar y felicidad de dos personas buenas, porque la amistad no puede aparecer si no es entre personas buenas.
 
Platón dice:

“La amistad es armonía de pensamiento, en relación a lo que es bueno y justo, es elegir el mismo modo de vida, el mismo modo de pensar sobre la opción de vida, es la unidad de pensamiento sobre la forma de vivir en convivencia, en respeto, compartiendo tanto lo bueno como lo malo”.

Existen tres clases de amistad: de acuerdo a la virtud, por interés y por costumbre;  desde luego, la mejor de estas es la que busca una unión en la virtud, porque es el amor más perseverante, siendo que su base es, precisamente, la virtud.

Perfil del amigo

El amigo es una persona buena, con un alma honesta, quien todo lo piensa de manera correcta, al que le gusta la virtud, íntegro en sus convicciones morales,  fiel al amor, sincero en sus palabras, perseverante en su espíritu, digno consejero, valiente, amante de la verdad y de la justicia. El amigo se asemeja en todo a la otra persona con quien comparte esa amistad, sabe que la alegría de su amigo es también la suya sintiendo como propia la tristeza del otro también; teniendo una sensibilidad especial, siente el estado de ánimo de su amigo y sabe entenderlo, de manera que puede percibirlo antes de que aquel lo comparta; así, el amigo sabe cómo ayudar al otro antes de que éste se lo pida y le tiende su mano pensarlo dos veces cuando es necesario. En una amistad, los amigos de los amigos también se conocen y se respetan; de igual manera, se conocen los adversarios y los amigos saben cómo defenderse de ellos, sin importarles arriesgarse  por proteger al otro. En su propio cuerpo habita el alma de su amigo. Es un buen consejero, dice siempre algo útil y se preocupa del honor y reputación de su amigo; lo que para su amigo es santo, también lo es para él y respeta lo que para el amigo es digno de honrarse. El amigo verdadero es un manto poderoso y quien lo encuentra, encuentra un tesoro. El amigo es lo más valioso que existe. El amigo verdadero es una riqueza inmensa, un mar de honor más grande que cualquier cosa que pudiera alcanzarse, porque no existe medida para describir su belleza. El amigo, tanto en las penas como en las alegrías del otro, sigue siendo amigo, sigue siendo el mismo. El amigo verdadero honra lo que es merecedor de honra y señala con prontitud lo que le parece incorrecto.

Dijo Eurípides: 

“Los amigos no poseen nada propio, sino que todo para ellos es de propiedad común. No hay nada mejor que un amigo sincero. Su consejo es más poderoso que cualquier medicamento, sanando el alma herida y triste del otro amigo; sus palabras son remedio dador de vida. El amigo bueno puede  hacer bien, tanto al alma, como al cuerpo del otro amigo. El amigo bueno se ofrece a sí mismo para llenar lo que le falta al otro y entonces, cuando él es quien recibe ayuda, se muestra siempre agradecido; pero, cuando el otro se equivoca, intenta corregir completamente ese error. El amigo llega a ser pensamiento, sentimiento y ojos del otro amigo. El amigo es la personificación de la virtud. Por esto, es imposible que en el amigo exista la más mínima maldad”.

San Gregorio el Teólogo dice también:   

“El amigo creyente es un tesoro del alma, un jardín fragante, un manantial seguro que se abre por momentos para compartir con él; no puedes llamar amigo sino sólo a quien es bueno en verdad y quien ha construido contigo la amistad, basándose en la virtud”.
 
Traducción libre. Puede consultarse en: Sfantul Nectarie din Eghina, “Cunoaste-te pe tine insuti sau Despre virtute, Editura Sophia, 2012.

3 comentarios:

corina dijo...

Dumnezeu sa va rasplateasca munca si efortul. Este nevoie sa afle si altii aceste mari comori.
Numai binecuvantare!

JDavidM dijo...

Multumesc frumos, Corina! Ma bucur ca va este de folos blogul acesta! Doamne ajuta!

Pulpito Pulpo dijo...

¡Que bellos, delicados y tiernos son estos escritos sobre la amistad! ¡Ciertamente he estado siempre buscando un amigo así, pero todo el mundo tienes sus intereses y ocupaciones puestos en otras cosas! Aún asi y todo, mi interior busca algo semejante, pero las personas son como el viento, que se mueve en todas direcciones sin saber lo que quiere buscar. La sinceridad es el "hermano menor de la Verdad", porque siendo sincero, tambien somos veraces. Pero el mundo pocas veces busca con sinceridad La Verdad, y no sabe el valor que tiene la Sinceriad. La Sinceridad es incapaz de engañar, porque buscando La Verdad mediante esa sinceridad, sabe bien que con la Sinceridad se encuentra tambien a La Verdad. La Amistad de las personas, basada ésta solo en planteamientos superficiales, no es amistad, porque solo comparte las cosas que son superfluas. Dice bien que una amistad basada en la virtud, es una amistad santa y profunda, porque la verdadera amistad, lo comparte todo, (incluso las cosas mas profundas del interior del alma). Para terminar, una amistad es "eterna", porque no puede morir, aquello que se basa en un amor tan profundo, y cuando los cuerpos desaparecen, las almas gemelas siguen amandose, ya que el amor en si mismo, (el amor verdadero), tiene un "germen" de inmortalidad, que siempre perdura. Estas personas que han escrito estos escritos, me doy cuenta, de que supieron amar verdaderamente. Todo lo que no es un amor verdadero, es una simple "compañia" circunstancial, que se toma, y se deja. No así el Amor autentico, porque con ese amor, no hay comercialización cuando es autentico, y esta basado en la virtud.

Publicar un comentario